08 Sep
Secretos de la Facturación Electrónica

7 Secretos de la Facturación Electrónica

  • Por Samuel Noriega
  • Blog

Una factura electrónica es un documento que sirve para describir el costo de los servicios y desglosar los impuestos correspondientes a pagar. Es la nueva versión de facturas, puesto que sustituye a las facturas tradicionales en papel y garantiza, entre otras cosas, la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido. La factura electrónica debe ser funcional y legalmente equivalente a estas últimas. Por su propia naturaleza, las facturas electrónicas pueden almacenarse, gestionarse e intercambiarse por medios electrónicos o digitales. Es entonces, que para que la factura electrónica tenga validez legal, debe estar completada con la firma electrónica, que permite eliminar la factura en papel.

Con la facturación electrónica, oficializada y puesta de manera obligatoria desde el 2014, no solo podremos obtener el respaldo ante el SAT, sino que también podremos obtener grandes beneficios que nos harán crecer como empresa y administrar mejor nuestro tiempo y dinero. Por ejemplo, tendremos la oportunidad de mejorar nuestro cuidado de la información, tanto en la recepción como en el envío. El Ahorro en el gasto de papelería, ya que la factura electrónica es ecológica. Cuando se nos presenten temas administrativos, podremos manejar facilidad en los procesos de auditoría, logrando procesos administrativos más rápidos y eficientes. Un tema muy importante de donde depende nuestra estancia en el mercado, es respecto al resguardo de nuestra información, con la factura electrónica, obtendremos mayor seguridad en el almacenamiento y cuidado de los documentos, además de una menor probabilidad de falsificación. Así mismo, cuando debamos buscar archivos ya sea para comprobar o demostrar una factura, con este tipo de facturación alcanzaremos una mayor agilidad en la localización de información. De igual forma, algo muy importante para nuestra meta como empresarios, es el de espacios dignos de trabajo, algo que conseguiremos al facturar electrónicamente, ya que no habrá necesidad de espacios para almacenar documentos históricos. Por último, y no menos importante, nos ofrece un mejor manejo de planeación, puesto que la obtención de sellos en serie y folios de serie ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con previa obtención de la Firma Electrónica Avanzada, nos hará solo preocuparnos por realizar el reporte cuando se debe, sin hacer filas ni perder tiempo, claro sin olvidar, la facilidad para el cálculo de impuestos.

Al usarla, los contribuyentes verán los beneficios en materia de seguridad, disminución de costos, optimización de controles internos, impulso de mejores procesos tecnológicos y cambio de prácticas, por lo que incrementarán paulatinamente su uso, además de aclarar que es de carácter obligatorio.



Samuel Noriega es un experto en tecnología y marketing digital. Es colaborador de Reachcore desde 2011. Siguelo en Google o en LinkedIn