18 Oct
¿Qué es un CFDI?

CFDI, ¿qué significa?

CFDI, son las siglas de la facturación electrónica y que nos indican 4 características beneficiosas de su formato.

 

Comprobante. Su nombre indica que sirve para poder confirmar que se ha producido algo. En el caso de los CFDI, lo que se verifica el documento digital es que ha habido un proceso de compra venta. Se justifica ante el sistema de administración fiscal que realmente se efectuó el proceso y que se pagaron los impuestos designados por la autoridad hacendaria. Este comprobante sirve para poder decir qué se compró, qué se vendió y poder deducir impuestos en determinados casos. También sirve para que los empleados puedan demostrar a los empleadores los viáticos de un viaje de negocio.

 

Fiscal. Señala que el comprobante se encuentra en el marco de normas y reglamentaciones hacenísticas. Por tanto tiene que ajustarse a la legislación aplicable. Por ejemplo, las facturas electrónicas deben de estar certificado por un PAC para que tenga valor. Otro ejemplo de lo que supone el adjetivo fiscal en el CFDI es que deben indicar la fecha de la transacción y que debe enviarse en tiempo y forma al SAT. Por tanto, hay que estar atento a la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) que anualmente anuncia el SAT y en la que la factura electrónica tiene protagonismo.

 

Digital. Señala que los comprobantes fiscales, las dos definiciones anteriores, están creadas en un sistema binario. Esto significa que se crean con los dígitos 0 y 1. Esto permite que se puedan manipular grandes cantidades de información de manera más rápida. Al estar almacenadas en el disco duro de una computadora, podemos hacer una búsqueda de una factura, de un archivo, podemos encontrarla en segundos tan solo indicando su nombre, fecha o alguna característica. Sin embargo en el almacenamiento físico tardaríamos horas: buscar los archivos, buscar folio por folio…Por último, el digital tiene la característica de ser reproducible y de que incluso dañado, se puede recuperar.

 

Por Internet. Es la última sigla, pero no por ello menos importante, todo lo contrario. Existen Comprobantes Fiscales Digitales (CFD), aunque desde 2010 ya nadie puede adherirse a este sistema. Las empresas que se encuentran emitiendo CFD tienen su propio sistema de facturación. Por contra, en el CFDI tenemos que buscar un PAC, descentralizamos la facturación, con lo que ahorramos dinero (por ejemplo, en términos de seguridad informática o en actualización de software). Con un PAC nos comunicamos por Internet, le enviamos la factura electrónica digitalmente, como si fuera un correo electrónico. No tiene más complicaciones. Por tanto podemos emitir CFDI desde nuestro celular en un restaurante o en una venta hecha fuera de nuestras oficinas. En cualquier lugar, más rapido y sin tener que llevar encima folios físicos.

Crear Mi Cuenta Gratis

 



Samuel Noriega es un experto en tecnología y marketing digital. Es colaborador de Reachcore desde 2011. Siguelo en Google o en LinkedIn