25 Ago
Regularizacion ISR

Diferencias entre CFD y CFDI

Como trabajamos en este mundo de factura electrónica todos los días a veces damos como hecho que todos nuestros clientes, proveedores y socios también entienden las diferencias entre CFD y CFDI, es decir entre un Comprobante Fiscal Digital (CFD) y un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI). ¡Pero la verdad es que a veces nosotros mismos no entendemos las diferencias! Con tanto cambio en los últimos meses es fácil que se nos dañe la brújula, espero que esta entrada ayude a explicar las diferencias entre estos dos tipos de facturas electrónicas.

Un poco de historia: CFD

En el 2005, el SAT, por medio de su Resolución Miscelánea Fiscal, publica el primer estándar de factura electrónica para México, basado en el estándar XML. (El XML es una estructura abierta para estructurar datos dentro un archivo electrónico). Además, contempla el uso de una firma digital para sustituir la firma autógrafa, la cual es la clave para que el documento nazca y se quede en el formato electrónico.

El SAT también definió métodos para que los contribuyentes pudieran solicitar y obtener folios electrónicos de la página del SAT (CertiSAT), así sustituyendo los folios de papel impreso. Para que el SAT supiera qué folios se utilizaron y los movimientos que representaron definieron un esquema de reportes mensuales, en donde el contribuyente se ve obligado a mandar un archivo de texto detallando los folios utilizados el mes anterior.

Como se imaginarán tuvo problemas este proceso, ya que depende de un ser humano (utilizo depende como presente porque muchos contribuyentes continúan con este esquema) para descargar los folios electrónicos del aplicativo de factura electrónica y mandarlos al SAT.

Cambios que evitan procesos manuales: CFDI

Bueno, el SAT entonces decidió implementar procesos automatizados para evitar errores con las facturas electrónicas. Con las nuevas Resoluciones Misceláneas Fiscales publicados durante el 2010, el SAT definió nuevos esquemas para solicitar folios electrónicos en tiempo real (evitando el primer proceso humano), y en enviando estos folios electrónicos de forma automatizada a las bases de datos del SAT (evitando el segundo proceso humano). Este nuevo esquema se llama Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI).

Terceros confiables

El SAT a partir del 2007 empezó a autorizar a terceros para que pudieran tener custodia de las llaves de firma digital “sello digital” de los contribuyentes. Es decir, si un contribuyente quería utilizar a un tercero para generar sus facturas electrónicas lo tenía que hacer con un tercero autorizado llamado PACFD.

Con el CFDI, el SAT re certificó a estos terceros con nuevas reglas de operación. ¿Por qué una re certificación? Simple: porque ahora los terceros confiables (Prestadores Autorizados de Certificación, PAC) tienen custodia de una llave privada del SAT y del contribuyente. Ahora el contribuyente, en vez de obtener un folio electrónico de CertiSAT obtiene un timbre fiscal digital de forma automática de un PAC.

El futuro

Eventualmente todos los contribuyentes tendrán que migrar a CFDI, se estima que para el 2013 la gran mayoría de los contribuyentes del país habrán hecho la migración. El proceso de envío y recepción de facturas electrónicas realmente no cambia mucho, solo el mecanismo de integración con el PAC para poder obtener el timbre fiscal digital en tiempo real. Es cierto que ha habido un período de estabilización, como todo lo nuevo, pero ya estamos viendo que las cosas están operando con más certidumbre y que cada día somos más que emiten CFDIs.