31 Jul
Validar Facturas Electronicas

El cambio cultural de la factura electrónica

Implementar en una empresa la factura electrónica no es solo para ahorrarse dinero, es para cambiar el concepto empresarial y adaptarlo al siglo XXI. Las empresas enfocadas en los procesos productivos del siglo XX están condenadas a morir más temprano que tarde y la supervivencia de nuestra empresa depende de ello.

La adopción de la factura electrónica se puede hacer por tres medios diferentes: la implementación a partir de un tercero, tener un software de empresa o bien automatizar con un receptor independiente. Sea cual sea el método todos tienen en común que hay que cambiar la concepción cultural de la forma de trabajo.

La actual dinámica de muchas empresas no es positiva ya que tienen buenos recursos pero los malgastan debido a que precisamente su cultura empresarial no está enfocada hacia la eficiencia y eficacia. Migrar a la factura electrónica ayuda a tener una nueva mentalidad para agilizar los procesos internos y ayudar a una nueva comunicación tanto interna como externa.

La digitalización de los procesos hace que los trabajadores tengan que capacitarse y cambiar sus hábitos. Así la factura electrónica permite que se integren mejor diferentes departamentos de una empresa y eso se ve reflejado en la mejor articulación de la empresa. Este cambio permite que los trabajadores se liberen de tareas tediosas y puedan enfrascarse en nuevas acciones laborales. La eficiencia permite cambiar el chip a los empleados y ver nuevas formas de acometer las acciones.

El cambio de estructura que es impulsado por la factura electrónica ayuda a renovarse, a cambiar física y mentalmente. Y esta evolución es la que permite que una empresa se adapte mejor a la época en la que vivimos.