10 Oct
Consejos de facturacion electronica

El Código Bidimensional (CBB), ¿una alternativa al CFDI?

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) abre a los contribuyentes diferentes opciones para poder pasarse a la factura electrónica de manera escalonada. Uno de los más populares es el Código Bidimensional (CBB) frente al Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI). Pero, ¿es realmente el CBB una alternativa viable y rentable para las empresas en vez del CFDI?

Los comprobantes con Código Bidimensional son una evolución de las facturas de papel, que solo pueden ser emitidas por impresores autorizados hasta el 31 de diciembre de 2012. El CBB por ahora, y según la miscelánea fiscal, tampoco puede durar más allá del último día del presente año, aunque se espera que el SAT pueda realizar una prórroga como ha hecho con otras medidas, por ejemplo la actualización del CFDI 3.0 a CFDI 3.2. Pero no es seguro, por lo que hay que estar atento.

El CBB tiene diferentes desventajas además de la posibilidad de que tampoco funcione el 1 de enero, legalmente claro.

La primera es que no es realmente digital. ¿Qué trae esto? Problemas como que hay un ahorro económico (se imprime la factura y además se necesita de un mensajero para que llegue al receptor) o que finalmente, si nos lo imprime una empresa especializada, habría posibilidades de que utilice de forma malintencionada nuestro código.

Estos motivos hacen que la factura electrónica, el CFDI, sea un mejor recurso. Damos el paso definitivo de integración, sin la incertidumbre que provoca el caso de los CBB.