13 Abr
Facturacion electronica españa problemas

Facturación Electrónica, un Problema para España

  • Por Samuel Noriega
  • Blog

FACe, el portal encargado para facturar electrónicamente en España, ha venido representando un problema para quienes quieren realizar dicho trámite. Por un lado, la insuficiente información no ayuda mucho, y todavía a eso hay que agregarle que la plataforma no se encuentra en su óptimo estado.

Así como en México se lanzó la tentativa obligatoria de este medio desde el 2013, en España se dio igual. La ley 23/2013 es la que encargada de regir dicho pedimento, ya que desde esa fecha a las empresas que generaran ingresos superiores a 5000 euros deben facturar electrónicamente y presentar de esa manera sus reportes. Esto, con la finalidad de querer obtener ahorros que irían de los 41 a los 51 millones de euros además del tiempo. Sin embargo, el mal funcionamiento del portal ha arrojado más quejas que incentivos.

De hecho, según un artículo publicado por Seres, aún hay lugares donde se pide que se envíen las facturas en papel, por lo que en lugar de mostrar un avance dentro del tema, pareciera darse un estado de estancamiento. Se da el caso de Castilla y León, donde si quieres enviar la factura, las dos opciones son las que te da la Junta de forma directa o a través de FACe, siendo este último un verdadero problema. Ya que cuando se accede, aparece un recuadro que literalmente confunde al usuario puesto que en lugar de dar la opción SÍ, debe darle que no para después realizar el trámite de nuevo, o por el contrario, para sencillamente entrar se da el caso que los navegadores Chrome o Firefox a pesar de tener la última actualización de Java, te restrinja el acceso. Caso que no sucede o se reduce con Internet Explorer.

Lo que causa esto, es que distintas regiones no estén dada de altas en FACe. Según el informe, el 32% de las Comunidades Autónomas no están adheridas (es decir, utilizan otro punto de entrada), o su conexión es limitada. Esto significa que no cumplen con algún requisito como por ejemplo lo puede ser no tener publicado el DIR3 y que no se sepa qué número tiene identificado la entidad que tiene que recibir la factura, o que el formato sea en pdf cuando en realidad debe ser en factura-e. Es entonces, que debiera de ponerse más atención en darle el debido servicio a la plataforma y que se reduzca la problemática a la hora de querer llevar a cabo el proceso de facturar electrónicamente, pues de no ser así se seguirán violando los estatutos y reformas ya estipuladas.



Samuel Noriega es un experto en tecnología y marketing digital. Es colaborador de Reachcore desde 2011. Siguelo en Google o en LinkedIn