02 Feb
CFDI

Los beneficios tangibles e intangibles del CFDI

  • Por Samuel Noriega
  • Blog

Se habla mucho sobre los ahorros que supone el CFDI frente a la factura ordinaria de papel. Sin embargo pocas veces se han centrado los estudios en los beneficios tanto tangibles como intangibles. Como veremos a continuación el esquema electrónico tiene por objeto simplificar los trámites a la par que mejorar el servicio a los clientes y también el ahorro de dinero para las empresas. Esto es especialmente importante en las pymes donde un ahorro se puede convertir en una inversión que le ayude a dar el salto a una mejora cualitativa.

El primer coste de ahorro claro que existe es por la no adquisición de papel y tinta. Esto parece de poco valor, sin embargo si multiplicamos por un año todo el material adquirido podremos ver que no se trata de una cifra irrisoria.

El otro elemento tangible que vamos a encontrarnos es el espacio. Si tu oficina dispone de 90 m2 y una gran parte va para los archivos de facturas, con el CFDI verás como no te hacen falta y lo podrás aprovechar para otros menesteres, quizás para espacio para otro trabajador, o para guardar otros tipos de archivos.

Pero además también existen otros beneficios intangibles en la facturación electrónica. El primero de ellos es el tiempo de búsqueda. Usando los algoritmos boleanos podemos encontrar en nuestra base de datos rápidamente el elemento que necesitamos. Sin embargo si es de papel hay que buscar el archivador, el mes o cualquier otra variante. Segundos contra minutos, multiplicados por un año…¡y el tiempo es oro!

También hay que contar los gastos de logística. Por ejemplo el transporte de los documentos de un lugar a otro. Al tener acceso a internet el CFDI se puede enviar por el Clouding, correo electrónico u otros medios digitales sin embargo si está en papel por fuerza tendremos que utilizar a una persona y perder su fuerza productiva y el dinero del transporte.

La factura electrónica también favorece la eliminación de los roces entre empresas y proveedores.  El motivo es que el CFDI no se puede falsificar, por lo que se evitarán los intentos de fraude fiscal que pueden perjudicar a tu empresa y que suponen un gasto extra en despachos de abogados especialistas en estos temas.

 



Samuel Noriega es un experto en tecnología y marketing digital. Es colaborador de Reachcore desde 2011. Siguelo en Google o en LinkedIn