11 May
CFDI

Tres errores de las Pymes y el CFDI

Los CFDI o factura electrónica es una poderosa herramienta sin embargo las pequeñas y medianas empresas todavía se encuentran en terreno pantanoso, caen en errores que la alejan y no permiten que las puedan utilizar o que lo hagan de forma incorrecta. Hemos detectado tres fallos que hay que revisar por si acaso lo protagonizamos nosotros.

El primer de ellos es pensar que un PDF de por sí representa una factura electrónica. Son muchas las empresas piratas que intentan engañar a los empresarios con documentos digitales. Un CFDI no es solo un archivo digital, es mucho más.

Una factura electrónica debe de disponer de determinados datos como bien informa la web del SAT. Por tanto es necesario comprobar que un CFDI no solo sea un PDF sino que incluya la cadena original o el RFC por ejemplo.

Otro de los errores habituales de los pequeños empresarios es pensar que la factura electrónica, la real, no tiene validez fiscal sino simplemente es una fotocopia para los administrativos. Más allá de todo esto se trata de un documento legal ante las autoridades de impuestos en México y no solo una posibilidad sino que es el esquema del presente y del futuro. Por ejemplo las empresas que facturan más de cuatro millones de pesos al año solo pueden hacerlo bajo este sistema. Poco a poco se va a ir imponiendo al papel por seguridad, economía y rapidez.

Por último, hay empresarios que se adaptan a los cambios tecnológicos a golpe de obligación y no lo ven como un cambio estructural. Por tanto piensan que es innecesario salvo que el gobierno se lo ordene y no ven una inversión sino un gasto. Las mejoras de eficiencia y producción llegan precisamente con cambios estructurales y no si se piensa que son medidas coyunturales.